miércoles, 28 de mayo de 2014

el más difícil



El más difícil de desaprender es el cigarrillo de la noche, el último. Opera como un punto y aparte; da conclusión a la actividad emocional del dia. No fumarlo es tan insoportable como empezar una oración y 


miércoles, 22 de mayo de 2013

ralos pensamientos

ralos pensamientos

mientras espero
aplico el mejor atuendo
el que calienta las dichas de mi sangre
para recibir a los invitados que pronto llegan
y tropiezan con los muebles
con las vías de la fiebre marmarilla
brillante la sornosa maravilla
en la punta reludiente
de sucién cacónicas sinrisas
      quevendrán
no abierto absorbo absorto
la invasión y abjuro por dos
por tres y por dios
que con sin más
jurislucción
cacarician las raíces expósitas
del diente desollado
saltican en círculos
cantando
mastican testículos
granjean cenáculos
babeando la pilla insuflinados
sobando las braguetas de su poidio
y me dan unas gangranas de censarlos
hamartarlos
eustaquiarlos en su sordio y
revindentarlos a trombollos infinitos
que ni termino
de abrocharme la camisa

miércoles, 30 de enero de 2013

to filo or not to filo

"¡Cómo te gusta opinar! Cerrá el orto o vení y hacelo vos, papanatas."

José Ingenioso, Sexto Tratado de Ética y Filosofía Política
Capítulo 134: Sobre la distribución de las tareas

viernes, 18 de enero de 2013

autos de fe

Sospecho que los poetas simbolistas debían profesar, respecto al poder de los símbolos, lo mismo que creen los cristianos respecto a sus sacramentos. Esto es: no importa un cazzo si el que los recibe es un creyente o un cínico o un atorrante. El misterio actúa por sí mismo, ejerce su alquimia irrecusable sobre el alma del incauto.
 
A fin de cuentas, qué es un sacramento sino un símbolo que padece esclerosis mística.

lunes, 7 de enero de 2013

instrucciones para leer un libro (¿a quién?)


instrucciones para leer un libro
(¿a quién?)

mas yo les digo: JUZGUEN A UN LIBRO POR SU TAPA
y vuélvanlo a juzgar por su contenido, por su tema y por su estilo
por la vida de su autor y de su editor

y júzguenlo también por la idiosincrasia y las características sociológicas
de su público
y de cualquier otro agente legitimador
por la tradición estética en la que se enmarca
y por las opiniones de los exaltados
tibios, ignorantes o distraídos

correlacionen los datos, elaboren una hermosa y vibrante red
conceptual
y juzguen con fruición las conclusiones resultantes

por último - (este es el paso importante)
despójense de estos juicios inanes, depravados
anémicos y fiebrosos, ¡de todos!
háganlos arder en la hoguera de las palideces y,

con todas las putas fuerzas,
como si les fuera la vida
(les va)

LANCEN EL LIBRO

contra la vil ventana inescrutable
de los afanes truncos sin remedio
que no nos salvan nunca
aunque de buena fe lo intentan

LANCEN EL LIBRO

contra las horas malgastadas en la duda
entre el amor y la tía que no hay
cuando el bondi partió raudo y nosotros
nos fumamos boluditos el humo del escape

¡LANCEN EL LIBRO!

contra la escuálida canción de despedida
contra el accésit al antepenúltimo suspiro
contra la sorna alegre en el brillo de los astros

contra la bruta rota sucia siempre muerte

Juan Manuel López Baio

sábado, 5 de enero de 2013

un happening

de la niebla de no sé qué sueño inútil me despierta de golpe un zumbido metálico, insistente y agitado. "¡Mierda, moscas!", pienso, y me levanto de un salto. No: ABEJAS. Colándose por una hendidura entre el techo y la pared de mi cuarto, justo sobre mi almohada.
Me pregunto si así empieza, de a poco, con disimulo, el fin del mundo.
O si será una cuestión personal, nomás.

martes, 1 de enero de 2013

rogativa

... y en este año que comienza, Gauchito, te pido la victoria para todos los de nuestro bando. Y para los otros... ¡tres empanadas!

viernes, 7 de diciembre de 2012

coyote ugly

más
sólo un poco
dos tramos y un recodo
un tanto más al norte
de la sana distancia que imponés
inconmovible
a toda hora

mi esperanza:
vababundo alunado
fumado en fiebres
oculto a la vera
aguarda
risita sotto voce
dispuesta ya
la trampa para osos 
marca ACME.

miércoles, 5 de diciembre de 2012

sobre el borde de la vida


sobre el borde de la vida

Espinosa
recia
pubescente
planta suculenta
prieta de linfa
de oculta de soñada
superficie
sólo viva sobre el borde de la vida
blanqueada por el viento
ardida
enraízada en lo más duro
sola vive, consistiendo
plena
alucinada
ensimismísima.
Amor tenaz
en el fondo de lo árido.

Visión sine qua non.

Inabordable flor de este desierto
en que me fundo.

lunes, 5 de noviembre de 2012

insommanía

insommanía
 
La inquietud crecía. En la cama, bajo la sábana, entreví con algo de sorpresa que un clamor me acompañaba, silencioso, insidioso. Se acumuló sordo dentro de mí hasta brotar insospechado. De la nada. De lo invisible. De pronto. De la piel. La piel como órgano, su extensión, su contacto, sus cambios de temperatura. Pulsiones la surcaban, como una fiebre soterrada. Frontera de mí mismo, anunciaba paso a paso la cadena de espacios ocupados, insoportable, incómoda, extraña, perversamente viva, burbujeante, queriendo desprenderse, renunciar a su puesto, abandonarme. Desnudarme.

Mi piel rebelde anunciándose a sí misma, sublevada, alzada contra la tiranía (¿de quién?).
Los poros inquietos se abrían y se cerraban a destiempo, unidad destrozada, acentuando los contrastes ínfimamente tortuosos, aire, tela, carne, hilo, borde, vello, cóncavo, declive, humedad,  gradiente, filtro, colores erráticos, esquizo-piel, islas de calores erráticos desplazándose, mezclándose, desapareciendo, deriva continental, sensibilidades de frecuencia modulada, amplitud modulada.

Al principio, los temblores fueron imperceptibles. Ondas pequeñas, vibraciones que resonaban breves y desaparecían. Pero después empezaron a articularse, a extenderse. Líneas increíbles estallaban esparciéndose y configuraban por un segundo superficies irreconocibles, anatomías sin nombre, partes impensables de un cuerpo fugaz.

El cansancio aumentaba. El sueño era imposible e inevitable, un puerto de brumas amarillas y naranjas en el confín de una tormenta lenta y terrible como un derrumbe submarino.

Esta cosa alienada y alienígena que me cubre, sujeta con fuego la carne y la sacude a voluntad. Al mismo tiempo, nada hay más natural que los movimientos que propone. A cada paso se acoplan indistinguibles del propio fluir de los estímulos que me rodean, de mis propios pensamientos y decisiones, como si no fuera más que una simple membrana. Nada cambia. Pero no me engaño.

Desde aquí dentro, comprendo. Sonrío.

Mi piel, un animal que me ha tragado entero y me digiere de a poco.

Mi piel es la bolsa
del hombre de la bolsa.

lunes, 3 de septiembre de 2012

Variaciones mamíferas

Variaciones mamíferas

I. el ratón paranóico

ciego en su confinamiento
con urgencia corre
sobre la superficie giratoria.

un rancio dios, tuberculoso
lo mira hacer
   esputa
y se ríe
y se ríe
y se ríe.


II. sobre la superficie giratoria

dentro de su jaula el rodeor corre
con urgencia
sobre la superficie giratoria

pobre animal piensa
compadecido el hombre
por su carrera absurda

fuera de su casa, diligente
el humano avanza
sobre la superficie giratoria

pobre animal.

martes, 7 de agosto de 2012

ars pedagógica


ars pedagógica

le dijeron que elija
que era libre de elegir
le dijeron las opciones

las ventajas, le contaron
la prudencia, le advirtieron
le espantaron las migajas

le sacudieron el sueño
le graduaron los anteojos
le salvaron las distancias

por asco al gesto invertido
lo invirtieron en valores
le sangrearon las axilas
le demoraron el alta

día y noche lo doparon
con afecto putrefacto
le caparon la baraja
amputado el comodín.

El día de la partida
le dieron para-que-tenga
y apenas del escocés (/pero en cristales ingleses)
para calmarle los nervios

craso error, que sin saberlo
desataron cinco infiernos
en su corazón senil

trago a trago fue cediendo
  la mierda calcificada
    de su fuerza estrangulada

el paradigma ardió en fiebre
   subió la marea roja
    reventaron las compuertas


grandes fueron los lamentos
el temblor de los cimientos

cayó el verbo en barahúnda
hubo rechinar de dientes


            la lección comenzó allí.

lunes, 6 de agosto de 2012

me bajo en ésta


Cuando el colectivo frenó en el semáforo el hombre dejó su asiento, se acercó hasta el chofer, y díjole:
- ¿Me dejás bajar acá?
- Es en la otra cuadra la parada.
- Pero yo necesito bajar acá, ¿no me podés abrir? Si total está el semáforo             cortado, y estamos al lado del cordón.
- No viejo, no puedo. La parada es en la otra cuadra.
- Pero... si no me dejás acá, cuando baje voy a sufrir una combustión espontánea   y voy a morir calcinado.
El chofer lo miró, fastidiado:
- Mirá, yo estoy trabajando acá, así que no me rompas los huevos con boludeces.   Te bajás en la próxima como todo el mundo y se acabó.
El hombre, demudada su cara de tristeza, esperó junto a la puerta. El semáforo dio el verde y el colectivo arrancó, para frenar cien metros más adelante. El brazo hidráulico abrió la puerta. El hombre bajó, lentamente. Puso un pie sobre el pavimento, y cuando terminó de apoyar el segundo pie, su cuerpo entero se consumió en una gran llama incandescente que deslumbró por un segundo a los pasajeros del colectivo; un leve sonido ígneo acompañó el prodigio. Al concluir el fenómeno todo lo que quedaba era una pila de cenizas humeantes sobre el cemento, con algún que otro huesito, asomando.

Esa noche el chofer del colectivo lloró amargamente.

lunes, 2 de julio de 2012

intertextos


"Todo devenir-animal que se desterritorializa, va a parar al asador"

El Gauchito Gils Deleuze, 
en Mil Estancias. Paisajismo y Barbarie

lunes, 18 de junio de 2012

apocalipsis

apocalipsis

poco a poco
llegó
con sigilo
almíbar denso
entre las horas
                 los segundos
                                los latidos
embotó corazones y lenguajes
anestesió ternuras
filtró odios y erecciones
cuajó.
Allí y entonces
el bostezo inundó las ciudades
la gente pereció
de violentos calambres maxilares
                    tráqueas dislocadas
                    lenguas deglutidas
Pronto creció el pasto fresco
entre las ruinas. Enseguida
vinieron
               las vacas.

jueves, 10 de mayo de 2012

amor

amor

me gusta escucharte contando pavadas
entretanto
morir es tan sencillo:
tan sólo verte mirar
       pedacitos de mí.


domingo, 4 de marzo de 2012

The Uqbar Herald

Sociedad
Ciencia y religión: ¿un nuevo rumbo?
Físicos del CERN en colaboración con un grupo de pastores evangélicos han anunciado, con gran expectativa, la inminente finalización de un proyecto (hasta hoy mantenido en el mayor de los secretos), que podría poner fin al milenario enfrentamiento entre clero y academia:
el Acelerador de Mormones.

turismo aventura

acompañé a mi madre al "outlet" a comprar una camisa.
como me embola mirar ropa, la dejé por los pasillos y me dispuse a sacar fotos.
...
Turismo Aventura: desenfundar una cámara en una feria de artículos truchos (también conocido como "agitar el avispero").
me enviaron a tres personas distintas (la tercera cuando ya estaba en la vereda de enfrente), para sugerirme amablemente que me dejara de joder.

martes, 28 de febrero de 2012

confesión



confesión

Todo es un problema
desde la T hasta la a
y más allá
la inundación
borom bombón
Chiche Bombín
por el boleto
estudiantil.

La última vez que te quise voltear, me clavaste un beodo por la espalda. ¡Perra! Devoraré tus pezones, si no fuera por la náusea y la escasez. Date vuelta. Voltea, perra. Quisiera ponerte una gorra, con visera roja, y que tu pelo tan suave cubriera tiernamente tus orejas, llenas de la guasca ancestral con la que te acabé el cerebro. Andaríamos de la mano y yo rompería tus huesitos con mi fuerza de bestia espumosa. Eso te haría reír, ¿verdad que sí, multiputis? Un solar sepia te cifraría en deseo incógnito, para siempre jamás perdida en un delicado erizamiento. Hola, mi amor, deja que te rompa dulcemente la cara a puñetazos; y con tus labios partidos, tus ojos en compota, tu desviada nariz, bésame, bésame mucho, mastícame con tus dientes de malaquita, y trágame entero.
Entonces, finalmente, serás conmigo, y la noche será dulce como una caricia cáustica. Las estrellas se alinearán y yo estallaré en tus venas como un tifón triste, corrosivo y final.
Lavarán nuestros pedazos con mangeras municipales, pero tus comisuras, un tanto demolidas, quedarán en el cordón de la vereda. Junto a mi pupila.
Entonces, finalemente, seré contigo.